Nuevo etiquetado para productos alimentarios propuesto por la FDA

La propuesta quiere modificar el etiquetado de los productos que se comercialicen en EE.UU. para sea mucho más clara para los consumidores sobre valores nutricionales

Por Victoria Valbuena, autor de Mirando al Mundo y colaborador de nuestro panel de expertos

Por todos es conocido que la dieta que siguen en los Estados Unidos deja mucho que desear. Con aproximadamente un tercio de su población con problemas de obesidad, esta enfermedad es una preocupación constante para las autoridades americanas, que están concienciando a la población para su prevención y para poder mejorar la salud de los estadounidenses.

En línea con esto, la FDA (Food and Drug Administration) ha presentado a la Oficina de Adminsitración y Presupuesto (Office of Management and Budget) una propuesta para modificar el etiquetado de los productos alimentarios que se comercialicen en los EE.UU., de forma que la información que aporte la etiqueta sea mucho más clara para los consumidores en materia de valores nutricionales.

La anterior normativa de etiquetado que establece la FDA para estos productos data de 1993, de hace 20 años. Esta es una regulación exhaustiva que detalla todos los datos que deben (y los que no se deben) incluir las etiquetas de productos alimentarios, tamaños de letra, posición de la información, y valores nutricionales. Es este último aspecto el que se pretende modificar con la nueva propuesta. El cambio en las etiquetas queda reflejado en las imágenes siguientes:

Fuente: http://www.fda.gov

Las modificaciones principales que se contemplan en el texto son:

– Detallar información acerca de “azúcares añadidos” en el producto alimentario.

– Actualizar los requisitos de tamaño de las raciones para reflejar las cantidades que la gente come hoy en día.

– Presentar etiquetas de doble columna para indicar tanto la información nutricional como las calorías “por ración” y “por paquete” para aquellos envases susceptibles de ser consumidos de una sola vez, o en múltiples ocasiones.

– Requerir la información de contenido en potasio y vitamina D, nutrientes que muchos estadounidenses no consumen en cantidades suficientes, lo que los pone en riesgo de padecer ciertas enfermedades crónicas.

– Revisar las Cantidades Diarias Recomendadas (Daily Value) de una variedad de componentes como el sodio, la fibra alimentaria y la vitamina D.

– Mientras continúa la obligación de detallar la cantidad de grasas, grasas saturadas y grasas hidrogenadas, desaparece la obligación de especificar las calorías provenientes de materia grasa, ya que diversas investigaciones demuestran que es más importante el tipo de grasa consumida que su cantidad total.

– Actualizar el formato para enfatizar ciertos elementos, como las calorías, cantidad de producto por ración y porcentaje sobre la cantidad diaria recomendada.

Si bien la medida aún no se ha puesto en marcha, con toda probabilidad entrará en vigor en este 2014. Un revés más a la industria alimentaria, que deberá modificar el etiquetado de sus productos para adaptarse a la nueva normativa, lo que supondrá, y así lo reconoce la propia FDA, un coste importante para las empresas del sector.

Si estás exportando a los Estados Unidos por el momento no tendrás que hacer nada con tus productos, pero no deberás perder de vista esta circunstancia ya que podrá afectar los próximos envíos de mercancía que realices a este país. O suponer un buen coste al tener que sustituir los etiquetados de los productos que tengas en ese mercado, bien en instalaciones propias o a través de tus distribuidores.

Si estás pensando en exportar a Estados Unidos, deberás tener en cuenta también la posibilidad de que la normativa entre en vigor y tengas que re-etiquetar nuevamente tus productos.

De cualquiera de las dos formas, es un tema que afectará a muchas de nuestras PYMEs, que ven el mercado americano como una buena opción a la comercialización de sus productos. A día de hoy Estados Unidos es el sexto destino de las exportaciones españolas, y se espera que tras la aprobación del TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership) los flujos comerciales entre ambos lados del Atlántico se incrementen de forma notable.

Puedes seguir a Victoria Valbuena en su blog y en Twitter.