Los expatriados podrán perder la cobertura sanitaria española

La sanidad española dejará de ser un derecho para todos aquellos españoles que estén desempleados y hayan pasado más de 90 días en el extranjero

Si formas parte de la población española que ha salido del país en busca de nuevas oportunidades, estás desempleado y consideras que tu estancia en un país extranjero puede durar más de 90 días la nueva Ley de Sanidad te afecta. Tu tarjeta sanitaria dejará de tener validez y comenzarás a acogerte al sistema sanitario del país en el que resides.

Mundo Spanish expuso en el programa Espejo Público de Antena3 TV los riesgos que supone esta nueva medida y la situación de desprotección que puede generar, especialmente en países sin sistema sanitario público o con un sistema deficitario. Puedes ver el debate aquí:

Más vídeos en Antena3

Esta medida, publicada en el BOE (Boletín Oficial del Estado) el pasado 26 de diciembre engloba a todos aquellos españoles que estén en busca de trabajo, trabajen sin contrato o estén cursando un estudio no reglado. También a aquellos que no estén cobrando ningún tipo de prestación o subsidio por desempleo, tengan el permiso de residencia español, la tarjeta de sanitaria española y, lo principal, hayan estado fuera de España más de tres meses.

Lo mejor es lograr la información suficiente para conocer los derechos sanitarios del país en el que resides pero siempre antes de expiren estos 90 días. Existen multitud de páginas web en las que consultar la información básica de sistemas sanitarios y situación del mercado laboral en países europeos e internacionales.

En caso de que estés viajando con una ONG, tengas becas de estudios, estés cursando una titulación homologada o tengas un contrato que asegure un empleo y cotices en la seguridad social, esta nueva medida no te afectará. Los ciudadanos que ajusten a este perfil seguirán beneficiándote del sistema de sanidad español con su tarjeta.

Después de 90 días tu tarjeta sanitaria española habrá caducado y deberás solicitarla de nuevo en una oficina de atención de la Seguridad Social. Podrás tramitarla si estás trabajando con contrato profesional o como autónomo, si recibes una pensión, cobras una prestación, un subsidio por desempleo o has agotado el paro y estás dado de alta como demandante de empleo.