Cultura laboral alemana y española: siete aspectos a tener en cuenta

Trabajar en el país germano conlleva un proceso de adaptación: Herrasti analiza los principales problemas que experimentan los españoles expatriados allí.

Por Natalia Pérez de Herrasti, de CulturaInvisible, una web especializada en Com.Intercultural

Resumiremos lo que afirman españoles que trabajan en Alemania, alemanes que trabajan en España y los estudios científicos sobre el tema. Éstas son algunas palabras clave para describir las tendencias más típicas de las culturas laborales española y alemana: orientación a corto/largo plazo, mayor o menor distancia jerárquica, autonomía, responsabilidad, independencia, trabajo en equipo …

Cultura de trabajo en Alemania y en España.En este artículo de Zoom News: «La adaptación a la cultura laboral alemana, todo un reto para la idiosincrasia española», se entrevista a varios españoles que trabajan en Alemania y se especifican algunos puntos que, según su experiencia, causan problemas de adaptación. Vamos a enumerarlos y os invito a comentar al final de este artículo si vuestra experiencia coincide con la suya. Además, añadiremos otros aspectos aportados por otras fuentes después:

– Trabajo en equipo. Los españoles entrevistados por Pepa Sánchez en Zoom News opinan que éste es un déficit de los españoles que deben subsanar en Alemania, donde esta capacidad está más desarrollada y es muy importante.

– Responsabilidad y autonomía. Los entrevistados opinan que los alemanes trabajan con mayor autonomía y responsabilidad, con más libertad e independencia del jefe.

– Minuciosidad, documentar todo por escrito. A los españoles les sorprende que todo haya que recogerlo por escrito. Al principio les parece una pérdida de tiempo. Poco a poco, muchos descubren que en ocasiones tiene sus ventajas: el trabajo es más claro y transparente para todos. En Facebook, el grupo de «Españoles en Berlín» expresa la opinión contraria: los alemanes no les parecen mejor organizados. Su obsesión con la burocracia y el papeleo es poco efectiva. Hablan del sector sanitario como ejemplo, donde desde hace tiempo los médicos se quejan de la excesiva carga de trabajo burocrático. «Burokratieabbau» (desmontaje de la burocracia) es una reclamación que se escucha en debates políticos desde hace muchos años en Alemania.

– Organización. Los entrevistados españoles opinan que en Alemania el trabajo se organiza y reparte mejor. No especifican a qué se refieren, por lo que añadiré lo que dicen los estudios sobre interculturalidad:

Se trabaja más a largo plazo. (Sobre el trabajo a largo o corto plazo puedes leer esta entrada de blog.)

Se trabaja de manera menos multitarea (No se manejan varios temas a un tiempo, algo más frecuente en los países del Sur, sino que se resuelve una tarea antes de entrar en otra.)

Las tareas y responsabilidades suelen estar más clara y concretamente distribuidas y delimitadas.

– El nivel de ruido es más bajo. El trabajo se concentra más en el tiempo. Apenas hay lugar para conversaciones privadas en horario laboral. Las conversaciones de temas laborales se espera que sean concisas, concretas, vayan al grano y resulten en acuerdos e informaciones claros y precisos. La Mittagspause, la pausa del mediodía para comer, es breve. No se pierde mucho tiempo en conversaciones. Tampoco hay pausa para un café a las 11 por lo general. A cambio, suelen salir mucho antes del trabajo que en España. Valoran mucho el tiempo libre que les queda al final del día. También se entra muy temprano a trabajar.

Hasta aquí las observaciones de los entrevistados para Zoom News (comentadas, seleccionadas y ampliadas). A continuación, recojo las aportaciones de Alfred Sextl, alemán residente en España, docente y formador profesional, en el grupo de LinkedIn «Irse a trabajar a Alemania.»

En Alemania hay menos miedo a reconocer errores y a asumir responsabilidades por ellos. (Alfred lo relaciona con el hecho de que en España hay más miedo a perder el puesto de trabajo. Pero, en realidad, esto tiene orígenes históricos también). Alfred menciona una serie de aspectos que se pueden englobar en la dimensión «distancia jerárquica» de Hofstede. En España hay una mayor distancia jerárquica que en Alemania. Esto se manifiesta en muchas maneras de actuar. Por ejemplo:

– L@s directiv@s alemanes (y holandeses etc.) no concentran en sí todo el poder decisorio. Las decisiones son más colegiadas y se delega más el poder. Esto provoca extrañeza cuando, por ejemplo, un directivo español está de viaje y los alemanes se sorprenden porque determinadas decisiones se paralizan hasta su vuelta.

El mérito es de la persona que ha logrado algo, no es el jefe quien se lleva los laureles.

– En las reuniones de trabajo se espera la participación activa de los asistentes. Si no dicen nada, probablemente les preguntarán para qué están ahí.

– Si tienes razón y puedes argumentarla, puedes llevar la contraria a tu jefe en una reunión, aunque haya otros colaboradores presentes. Alfred opina que eso en España no es posible. Yo afirmo que es menos frecuente que en Alemania, lo que es una pena. Pero esto, como todo, también tiene consecuencias negativas en Alemania, que ahora no puedo describir porque esta entrada se alargaría demasiado.

Por último, me gustaría destacar que en Alemania autosuficiencia, responsabilidad, independencia, son valores muy importantes. En España la calidez y la cercanía son valores prioritarios.

Leer más noticias de Natalia Pérez de Herrasti

Sigue a Natalia Pérez de Herrasti en su blog, Facebook y Twitter.