Camino, Bar Pepito y Copa de Cava, tres tributos a España

Esta cadena de establecimientos ha conquistado Londres por su autenticidad y variedad: tres restaurantes con carta del chef Nacho del Campo y dos bares dedicados al sherry y al cava.

“Caminante no hay camino, se hace el camino al andar; y al echar la vista atrás…”. Al echar la vista atrás lo que se ve es la estación de King´s Cross, una de las zonas de moda al norte de Londres. Allí es donde está ubicado el restaurante Camino, una palabra española con una carga emotiva tan fuerte como el amor que el dueño y fundador de este local, el londinense Richard Bigg, profesa por España desde su juventud. Junto a Camino se encuentra Bar Pepito, también de indudable sello español pero más vinculado al mundo del vino y, particularmente, del sherry.

A estos dos locales se accede a través de una pequeña callejuela, pero esta discreta entrada no impide que semana a semana ambos restaurantes estén abarrotados de clientes; tanto españoles expatriados en busca de una pequeña isla española en pleno centro de Londres, como amantes de la gastronomía ibérica de muchas otras nacionalidades.Tras el éxito de estos dos espacios gastronómicos Bigg ha abierto un tercer pub, Copa de Cava, dedicado a esta bebida y a los maridajes perfectos para cada cava.

Detrás de cada restaurante hay una historia y una personalidad diferentes. Actualmente hay tres restaurantes Camino en Blackfriars, King’s Cross y Monument, y el primero de ellos, el que se encuentra junto a la transitada estación, abrió en 2007. Bigg recuerda cómo “se enamoró de España, del país, de su gente y, sobre todo, de su comida y su bebida en 1982 durante un viaje en coche por todo el país”. El nombre del restaurante viene precisamente por el camino que recorrió por toda la península y que desde entonces parece mirar siempre desde el retrovisor. Tampoco ha dejado de viajar a España y de aprender todo lo posible sobre su gastronomía, un conocimiento y una pasión que ha trasladado a Camino.

El sueño de este empresario pasa por las manos de su chef jefe, Nacho del Campo, nacido en Vitoria, País Vasco. Este joven cocinero español está tras los fogones de Camino y también ha diseñado las cartas de Bar Pepito y Copa de Cava. Su trabajo consiste en buscar los mejores productos españoles y llevarlos directamente a su cocina: “Siempre estamos probando nuevas fórmulas, nuevas recetas y nuevas materias primas con las que trabajar y servir lo mejor de España a los clientes”.

El Bar Pepito surgió años más tarde, en marzo de 2010. En comparación a Camino, que sirve desayunos, comidas, cenas y por las noches funciona como bar, se trata de una pequeña e íntima bodega al más puro estilo andaluz. Está dedicada a los vinos de Jerez y su decoración está acompañada por varias botellas de Tío Pepe, marca a la que debe su nombre. Las tapas y las tablas de ibéricos son el fuerte de este bar: ofrecen los platos más típicos con un toque moderno, como gildas, boquerones y croquetas, o tortilla del siglo XXI (al estilo Pepito) y paté de pato con gelatina de amontillado.

La incorporación más reciente es Copa de Cava, dedicado al vino espumoso preparado en las bodegas de Cataluña. Abrió sus puertas en marzo de 2013 y su decoración emula a estas bodegas. Es un refugio perfecto para probar los mejores cavas y los maridajes que el Chef Nacho del Campo ha diseñado para cada uno. Bigg tiene claro su objetivo: “Queremos que el público londinense descubra el auténtico cava; aquí se tiene la percepción de que es una imitación inferior del champán y no el producto gourmet que realmente es”.

Los planes de futuro reservados para estas tres marcas de la restauración son también diferentes. Mientras Pepito y Copa de Cava permanecerán como rincones únicos y exclusivos y buscarán llegar a más gente, Camino continuará expandiéndose. Los planes de la empresa pasan por abrir nuevos locales en las zonas más importantes de la ciudad y, en unos años, también en otras ciudades de Reino Unido. Mientras, Richard Bigg quiere seguir viajando a España para empaparse de nuestra gastronomía y poder contagiar este amor al público inglés.