Un emprendedor vasco desafía a Apple

Xavier Uribe-Etxebarría crea Sherpa, un asistente de voz en español que ofrece más funcionalidades que Siri.

Sherpa contra Siri, o lo que es lo mismo, un español frente al imperio de Apple. Desde este lunes, la lucha por el mercado de los asistentes de voz tiene un nuevo protagonista: Sherpa. Esta app en español, desarrollada por el emprendedor vasco Xavier Uribe-Etxebarría, ya está disponible en Play Store de forma gratuita para dispositivos Android. Su creador insiste en que no son competencia porque se dirigen a sistemas operativos distintos, pero las comparaciones son inevitables incluso para él.

Tres capturas de pantalla de la versión beta de Sherpa.“Nuestra tecnología es mucho más potente que la de Siri”, aseguró Uribe-Extebarría en la tercera edición de ‘StartUp Spain’, uno de los principales eventos de emprendedores que este año reunió en Madrid a españoles con presencia en Estados Unidos. Durante la presentación de Sherpa, el de Erandio (Vizcaya) añadió: “No quiero compararme a Siri, que tiene cosas buenísimas, pero en castellano le falta mucha información. Pregúntale quién es Mariano Rajoy o pregúntale quién es Obama”. Sherpa lo sabe y Siri, aunque pueda parecer mentira, no.
Además de responder a cualquier pregunta formulada por un usuario, la herramienta española sirve para muchas cosas más. Por ejemplo, para reproducir canciones que no están descargadas en el teléfono pero se encuentran en Internet, o para enviar dinero directamente a uno de tus contactos. ¿Cómo? A través de sendos acuerdos con Goear para la música y Paypal para el dinero.

No es la primera experiencia de este joven de 31 años con la tecnología del procesamiento del lenguaje. En 2009 fundó Anboto con la intención de “naturalizar” la atención al cliente online y contestar a los consumidores por voz o por correo electrónico de forma automática. Vueling ya utiliza este sistema y, en breve, el Banco Santander también lo hará. Pero Uribe-Etxebarría quiere más: “Mi sueño siempre había sido crear un sistema para relacionarse con las máquinas de una forma más natural, pero Anboto era solo para empresas”. Faltaba el otro canal, los usuarios, y ahora hombre y máquina ya hablan el mismo idioma.