Nueva York, un mercado “gratificante” y lleno de oportunidades para emprendedores

La cofundadora de U.S. Training Alliance, Sandra Martín, recomienda trabajar y hacer negocios en Nueva York por su multiculturalidad y por las grandes posibilidades de crecimiento profesional que ofrece.

 
“El mercado neoyorkino es muy atractivo y permite un crecimiento profesional muy alto”. Así es como Sandra Martín, cofundadora de U.S. Training Alliance, describe Nueva York en el último webinar de la tercera temporada de ‘Emprende por el Mundo’ organizado por Mundo Spanish en colaboración con Cext. En este seminario online, la emprendedora española describe Estados Unidos como “el país de las oportunidades” y un mercado propicio para la creación de nuevas ideas y sinergias. Su empresa es un reflejo, y también un trampolín, hacia el sueño americano, ya que gestionan prácticas remuneradas en Estados Unidos -y ahora también en China- para estudiantes extranjeros y recién graduados de Europa y Asia.
 

 
Estados Unidos es el cuarto país más grande del mundo en extensión y Nueva York es la área metropolitana con mayor población del país. Levantada por inmigrantes, la gran urbe americana sigue siendo una tierra de Babel que no deja indiferente a nadie: “Montar en el metro y ver la multiculturalidad que había, gentes de distintas etnias, países, religiones… ¡Fue un choque!”, recuerda Sandra de su llegada hace once años.
 
Si hablamos del ámbito empresarial, “España es el quinto inversor extranjero más importante del Estado”, por detrás de Reino Unido, Francia, Canadá y Alemania. “Hay aproximadamente cerca de 200 empresas españolas constituidas en el noreste de Estados Unidos”, contabiliza la ejecutiva de origen mallorquín. Y aunque es un país abierto a la innovación y a la adopción de cualquier iniciativa, los sectores en lanza que identifica Martín son: la industria aeroespacial, la ciberseguridad, las energías renovables, las startups e incubadoras tecnológicas, y la restauración y la hotelería.
 
Como máximo exponente del liberalismo económico, montar una empresa en Nueva York es una gestión “muy sencilla y rápida”, especialmente si se compara con los trámites necesarios en España. Las principales diferencias que la cofundadora de U.S. Training Alliance señala son dos:

  1. 1. No se requiere un capital mínimo para la constitución de ningún tipo de entidad.
  2. 2. Su constitución se realiza ante una serie de instituciones del Estado sin la intervención de una figura como la del notario público, como ocurre en España. Y aunque “la contratación de un abogado no es necesaria, si resulta conveniente”, aconseja.

 
Martín recomienda también no confiarse, informarse a fondo y acudir al Small Business Administration, una institución pública a través de la que el empresario o emprendedor podrá recibir asesoramiento sobre cuestiones fundamentales como tipos de sociedades, temas fiscales o costes de mantenimiento de la empresa.
 
Nueva York, un mercado “gratificante” y lleno de oportunidades para emprendedores
 
A la hora de implantar una empresa, Nueva York cuenta con un gran número de ventajas, pero “la multiculturalidad y el poder adquisitivo de la población neoyorkina” son dos aspectos que Martín considera determinantes para el establecimiento y el crecimiento del negocio. También destaca la buena reputación de la que gozan los productos europeos entre la población de este Estado. En cuanto a los inconvenientes, hay un claro hándicap que destaca sobremanera en Estados Unidos: los visados. La dificultad de obtención y la cantidad de trámites y burocracia dificultan mucho la entrada en el país, tanto si el objetivo es trabajar por cuenta ajena como propia. Martín aconseja “consultar la situación personal de cada caso con un abogado” y enumera los diferentes tipos de visado:

  • J-1: Visado de intercambio. Es un visado que permite hacer un intercambio profesional en el país por un periodo de 12 a 18 meses. “Es de fácil tramitación, los requerimientos son bastante bajos y no requiere tampoco de mucho trámite burocrático”. Es el tipo de visado que necesitan los estudiantes cuyas prácticas gestiona U.S. Training Alliance.
  • H-1B: Personas con profesionales especializados. Es un visado al que aplican sobre todo aquellas “empresas americanas que quieren traer personal especializado” y es especialmente complicado. Su asignación está determinada por “una lotería (sorteo) y un cupo de visados” que establece el Gobierno de Estados Unidos para cada país.
  • L1: Transferencia de personal. Este visado permite a empresas que tienen una pyme o empresas familiares implantarse en los EEUU y tras el primer año, se abre la puerta a transferir personal de la empresa matriz a la subsidiaria estadounidense.
  • E1: Visado de comercio/servicio. España y EEUU tienen un tratado en este ámbito y es accesible a empresas españolas con al menos un 50% de accionario español.
  • E-2: Visado de inversión. Está asociado a una inyección de capital en el país. Antes de solicitarlo es recomendable asesorarse sobre cuál es el volumen y condiciones necesarias para acogerse a este permiso de residencia.