Novedades sobre el Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE (V)

La quinta ronda de las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio se celebró del 19 al 23 de mayo en Virginia y ha supuesto varias novedades para diversos sectores

Por Victoria Valbuena, autor de Mirando al Mundo y colaborador de nuestro panel de expertos

Durante los pasados días del 19 al 23 de mayo tuvo lugar en Arlington (Virginia) la quinta ronda de las negociaciones que están llevando a cabo representantes de los USA y la UE para llegar a un hipotético tratado de libre comercio entre las dos zonas que supondría la creación de la mayor zona de libre comercio del mundo.

Según las declaraciones en rueda de prensa (que podéis ver aquí) de los dos representantes de ambas partes, Dan Mullaney e Ignacio García Bercero, las negociaciones avanzan a ritmo constante y trabajando en todas las áreas del mismo, haciendo en esta quinta ronda especial hincapié en lo relativo a barreras comerciales y técnicas que afectan a la normal introducción en el mercado de los productos a uno y otro lado del Atlántico.

A pesar del buen avance de las negociaciones, aún no se ha llegado a ningún acuerdo en ninguna de las áreas llevadas a la mesa. La Comisión Europea ha publicado un documento muy interesante (podéis consultarlo aquí) en el que resume su posición en los siguientes sectores:

1. Productos químicos

2. Cosméticos

3. Automoción

4. Productos farmacéuticos

5. Productos textiles y de confección

En todos estos sectores, la posición de la UE va en la dirección de reconocimiento mutuo de estándares válidos a ambos lados del Atlántico, de forma que sin modificación ninguna, cualquier producto de estos sectores pueda acceder a ambas zonas. Por ejemplo, en textil se está trabajando en tema de homogeneización de etiquetados, o reconocimiento en todos los sectores de los Manuales de Buenas Prácticas (GMP en sus siglas en inglés), para que puedan ser válidos tanto en la UE como en USA, lo que no ocurre en la actualidad

Es de especial relevancia el sector de la automoción, y explicado explícitamente en su declaración por el Sr. Ignacio García Bercero. En esta ocasión los expertos del sector han tomado una por una las medidas de seguridad de los vehículos implementadas en ambos mercados, para conocer las diferencias y acercar posiciones. Sin duda un paso muy importante que permitirá comercializar idénticos modelos de automóviles en ambas zonas económicas sin realizar ningún tipo de modificación en los vehículos.

Si bien las negociaciones parece que van por buen camino, no dejan de aparecer detractores a este tratado. Según estos detractores, el Tratado se está llevando de forma poco transparente al público, con escasa información por parte de las autoridades competentes. Además, afirman que los mayores beneficiarios serán las grandes empresas, dejando de lado a las PYMEs, y que la firma de este acuerdo conllevará una importante pérdida de empleo tanto en Europa como en Estados Unidos.

Esta visión choca de plano con lo transmitido desde las instituciones europeas y estadounidenses, que han establecido un protocolo de trabajo para favorecer especialmente con este tratado a las PYMEs españolas, han abierto consulta pública para conocer la opinión de los ciudadanos europeos sobre la protección de las inversiones en Estados Unidos (puedes participar en la consulta rellenando este cuestionario), y las cifras manejadas por el CERP (Centre for Economic Policy Research), que estima un crecimiento del PIB en la Eurozona nada despreciable (del 0,48 %) con incrementos salariales también a tener en cuenta, en el entorno de un 0,5 %.

¿Tú qué opinas sobre este tratado? ¿Estás a favor o en contra de su aprobación? 

Puedes seguir a Victoria Valbuena en su blog y en Twitter.