Margallo confía en Marca España para dar una imagen real

El titular de Exteriores y Cooperación asegura que la imagen exterior de España no se corresponde con la realidad y cree que los españoles también deben recuperar la confianza en su país.

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, reconoce que la imagen exterior del país «no es buena», pero asegura que la iniciativa Marca España es «el instrumento clave» para cambiar esta percepción internacional, «dar una imagen real» y «devolvernos a nosotros mismos la confianza que hemos perdido en los últimos tiempos».

Imagen del titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo, durante su intervención en el seminario "Gestión de la Marca País: visión y globalización".En la inauguración del seminario «Gestión de la marca país: Visión y globalización«, Margallo asegura que la imagen representada en las páginas de algunos periódicos internacionales «no se corresponde con la realidad» y alerta de que las opiniones publicadas en esos diarios influyen a la hora de realizar inversiones en España o de comprar su deuda pública. Por todo ello, «hay que corregir el desfase que existe (entre la percepción y la realidad) de manera inmediata».

Una de las mejores formas de conseguirlo, según el titular de Exteriores, es «creando sinergias» entre las distintas instituciones de España: desde la Corona, hasta las Fuerzas Armadas o los distintos embajadores españoles. Y también entre los cooperantes y activos intangibles, como la gastronomía o los deportistas.

En este sentido, la Marca España, una iniciativa que se ha recuperado con la llegada del PP al poder y que según Margallo «dará sus frutos» a largo plazo, «no es un proyecto del Gobierno, no es ni siquiera un proyecto de Estado, es un proyecto de país».

«Todos debemos construir una imagen de España», según Margallo, quien, en declaraciones a los medios, considera que lo ocurrido ayer en el Camp Nou, donde se mostró una bandera catalana gigante y hubo gritos a favor de la independencia de Cataluña, «perjudica» a la Marca España y ofrece una «mala imagen» de nuestro país.

Margallo también cree que «en materia económica y en un momento de refundación para Europa, la Marca España no ha sido suficientemente valorada», puesto que el país sigue siendo la cuarta economía del continente y cuenta con empresas pioneras en los sectores más punteros.