Londres, una de las mejores ciudades para lanzar una startup

La capital británica es un mercado propicio para la apertura de empresas; subvenciones, inversores y networking son algunas de las ventajas de este epicentro de los negocios internacionales.

Si te preguntan ¿qué es para ti Londres?, posiblemente te venga a la mente el Big Ben, una ciudad multicultural, llena de gente y vida, en la que siempre hay algo que hacer. Y, es que, como dice Benjamín Romero: “Londres es una ciudad de oportunidades; aquí pasa todo lo que no pasa en otros lugares del mundo”. Pero la capital londinense es mucho más que diversión y multiculturalidad. También es uno de los epicentros mundiales del emprendimiento y si el objetivo de la estancia es crear una startup o expandir una empresa, hay que tener en cuenta una serie de factores que, sin duda alguna, deben de considerarse antes de dar el salto.

Benjamín Romero es un emprendedor español que se ha hecho un hueco en el mercado de las startups en Londres. Y, por ello, es el protagonista del webinar ofrecido por Mundo Spanish en colaboración con Cext dentro de la iniciativa www.emprendeporelmundo.com. Este madrileño es el cofundador de Wibbu (app para aprender inglés) y también ha participado en la creación de dos plataformas (Spain Startup Hub y DigitalBuzzing.com) que prestan asesoramiento y servicios de apoyo a emprendedores que quieran comenzar en Reino Unido. Pese a que siempre se dijo que los inicios son duros, Benjamín ayuda y anima a todo aquél que tenga un proyecto un poco avanzado y quiera ir a Londres porque es un entorno muy propicio para el desarrollo de este tipo de negocios.

Cómo emprender en Londres

¿POR QUÉ EMPRENDER EN LONDRES?

Londres es la primera capital tecnológica en Europa y la quinta en el mundo para startups. Su corazón está repleto de ellas. Se trata de la capital europea por excelencia en este sector y uno de los motivos principales es el gran apoyo institucional existente. En 2010, entró en vigor el Tech City, “una ley que conlleva mucho apoyo y soporte público para las startups”. Desde entonces, el crecimiento ha sido imparable y ya hay más de 70 aceleradoras en las que trabajan 160.000 empleados. Además, se trata de una de las comunidades de angel business, inversores y fondos de capital riesgo más importantes del mundo. Es el mercado ideal para hacerse con early adopters (aquellos primeros usuarios que prueba y ayudan a validar un producto o servicio nuevos). En definitiva, “el ecosistema de Londres es muy competitivo, no todo vale, así que no hay que dejar nada a la improvisación”, asegura Benjamín.

Poniendo encima de la mesa todas las posibilidades que ofrece este entorno, el fundador de Wibbu da razones por las que llevar tu startup a suelo inglés. Existe una gran cultura de este tipo de negocios, “llevan la delantera en Europa; los inversores apuestan por estas empresas cada vez son más; se trata de una ciudad que permite la celebración de eventos y la realización de networking… y porque Londres es Londres”, según expuso en el webinar.

Para desarrollar una empresa en capital londinense, es fundamental hacerse una serie de preguntar antes de instalarse: ¿Mi startup es un producto/servicio físico u online?, ¿Quiero establecerme permanentemente en Reino Unido?, ¿Dispongo de presupuesto para la internacionalización?, ¿Quiero trasladar mi matriz, abrir una subsidiaria o filial? Una vez que estas cuestiones están claras hay que seguir unos pasos francamente importantes y concretos:

  • Tener una experiencia previa con un distribuidor o proveedor inglés para “validar tu idea de negocio en un nuevo mercado”.
  • ¡Buscar ayuda! Una gestora podría evitar problemas respecto a los temas legales.
  • Disponer de una dirección postal.
  • Registrar la empresa como Self-Employment (coste de 15 libras).
  • Abrir una Business account (cuenta del banco para el negocio).
  • Hay que registrar el Corporation Tax (tipo de imposición de la sociedad).
  • Se debe nombrar a un director / consejero delegado).
  • Crear unos Memorandum y Articles of Association (estatutos de empresa).
  • Registrar el VAT (IVA), si fuera necesario por el nivel de facturación.

Cómo emprender en Londres

Como emprendedor en Reino Unido y, tras ayudar a otros a entrar en el mercado británico, Benjamín conoce muy bien cuáles son los errores más comunes en los que se pueden caer. Intentar ahorrar costes, comenzar de cero o no adaptarse al mercado son algunos de ellos. Así lo ve el emprendedor madrileño: “Aquí hay una cultura diferente, que es muy directa, no quieren que les hagas perder el tiempo”. También son estrategias que pueden abocar al fallo el no tener un modelo de negocio claro, falta de inversión inicial o no delegar en profesionales locales. “Hay que intentar involucrar en tu equipo de cofundadores a un británico que sepa empatizar con los británicos”.

PAUTAS PARA CONSEGUIR FINANCIACIÓN

Para conseguir financiación, en Reino Unido hay que tener en cuenta la fase en la que se encuentra tu startup (Seed, Early, Growth o Expansion). El momento que Benjamín considera  ideal para trasladar un negocio a Londres es en las etapas Early y Growth porque es más fácil  conseguir ciertos préstamos de organizaciones y bancos que están destinados precisamente a proyectos innovadores y jóvenes. También se puede optar a determinados programas gubernamentales y subvenciones.

Para que la empresa reciba financiación, hay que persuadir y para ello, hay una serie de pautas que sirven de ayuda para conseguir financiación. En primer, lugar se tiene que demostrar que el producto o servicio es innovador en el mercado y hacerlo de una forma atractiva. “Aquí los ingleses se venden fenomenal, nosotros solemos ser mucho más humildes a la hora de vendernos”. También se debe poner en relevancia el potencial del negocio “a través de métricas” e ir a las entrevistas con una estrategia clara para entusiasmar al inversor y se valora mucho haber pasado por un programa de aceleración y disponer de una patente. Como características personales, el gran emprendedor debe ser carismático, líder, buen comunicador y estar rodeado de un equipo multidisciplinar y con un nivel alto de cualificación.

NIVEL DE VIDA Y GASTOS

En resumen, Benjamín lo tiene claro: “Londres da muchas oportunidades si tienes algo que aportar al país”. Pero además del negocio hay otros factores que pueden ser determinantes a la hora de trasladarse a esta ciudad, como el nivel de vida, que no es el mismo en la capital británica que en cualquier otra ciudad del país, como asegura Benjamín: “Londres es un mundo y el resto de Reino Unido es otro”.

Se trata de una ciudad que está creciendo muy rápido y esto tiene como consecuencia un aumento de los costes. Por este motivo aconseja que si te mudas a Londres para aprender inglés, quizás sea mejor plantearse ir a otra ciudad, precisamente por la diferencia de costes que supondrá elegir un destino u otro. Una vez que el nivel de inglés mejore, ya es posible plantearse el traslado a Londres, posiblemente al dominar el idioma el trabajo al que se opta puede aportar un mejor salario y así poder vivir sin problemas.

Según una comparación de gastos, en el precio de la comida y productos de aseo no hay mucha diferencia (150 libras al mes), pero en alojamiento, el coste puede llegar a ser de casi el doble (500-800 libras al mes, mientras que en otras ciudades se paga entre 300 y 450 libras). En cuestión del transporte, en la capital británica, se tienen que desembolsar entre 125-200 libras al mes frente a las 50 en otra ciudad. También hay que tener en cuenta el tiempo que se tarda en desplazarse, ya que en Londres las distancias son muy largas. Una vez allí y como consejo, no se debe de hacer la conversión a euros en el día a día porque sería “mentirse a un mismo”. “Si se piensa en pounds y se traduce en euros todo va a ser más caro”, y no será, por lo tanto, una comparación real.

Cómo emprender en Londres
LA IMPORTANCIA DE LAS ‘SKILLS’

Londres es una ciudad que puedes amar o odiar, por lo que te puedes encontrar gente que ve todo de color rosa y otra que ve todo negro. Benjamín, sin ninguna duda, dice que hay que huir de la negatividad, porque Londres tiene muchos lados positivos, y en especial, en el tema de emprendimiento: “tiene un ecosistema que facilita mucho las cosas y que te reduce muchos costes”. En parte, esto se debe a que el gobierno británico está muy involucrado. Dentro del entorno laboral hay que destacar que se tienen mucho más en cuenta las skills (capacidades y habilidades) de los trabajadores que los títulos universitarios. Precisamente esto es lo que favorece que en Inglaterra sea más fácil y rápido promocionarse dentro de la empresa. “Si eres capaz de demostrar que puedes resolver problemas a la empresa y tienes una capacidad de creatividad enorme, vas a tener muchas oportunidades de entrar y de tener un buen puesto y, por lo tanto, de cobrar bien”.

Los problemas que se pueden plantear son varios, así que el fundador de Spain Startup Hub avisa con antelación para que se afronten lo mejor posible. En Londres hay mucha competencia, mucha gente preparada; hay que diferenciarse del resto, mostrar dónde vas a marcar la diferencia.

WELCOME TO UNITED KINGDOM!

Al establecerse en Inglaterra, tanto a nivel personal como empresarial, se debe saber que hay que tener cierta documentación para no encontrarse con barreras legales y poder comenzar a crecer. Pero no te asustéis, ¡Benjamín te lo cuenta todo!:

  • ¡No te olvides del pasaporte!
  • Imprescindible un contrato de la casa.
  • Hazte una Oyster (tarjeta de transportes).
  • Solicita el NIN (Número de la Seguridad Social) para poder trabajar. Se tarda en recibir entre 4-6 semanas, por lo que se aconseja solicitarlo desde España.
  • Conseguir una factura domiciliada para demostrar que se cuenta con una residencia.
  • Abrir una cuenta en el banco, para lo que es necesario disponer del NIN y la factura.
  • Registrarse en el NHS GP (servicio público de sanidad).
  • Inscribirse en el Consulado para acceder a ciertas ventajas.
  • Diseñar un buen perfil en LinkedIn.
  • ¡Aviso para emprendedores! Es muy importante traer preparada la startup: preparar un Elevador Pitch (¿qué?, ¿por qué?, ¿para qué?, ¿cómo?, ¿quién? de la idea de negocio), contar con una presentación técnica para inversores y tener un Business Model Canvas (herramienta de resumen del proyecto con preguntas básicas).

PARA MÁS INFORMACIÓN: