Irlanda en Español, nueve años guiando a turistas españoles

Esta agencia de viajes, fundada en 2009, descubre el lado más autentico de Irlanda a los turistas españoles y les sumerge en el país como lo haría un autentico irlandés

Recorrer un país cámara y mapa en mano y desde la perspectiva de un simple turista deja un sabor amargo. La sensación de que si uno se adentrara con un lugareño, la experiencia sería totalmente diferente y podríamos empaparnos realmente de la cultura, los rincones más desconocidos y las costumbres más curiosas. Esto es, precisamente, lo que ofrece Irlanda en Español, fundada en 2009 por dos socios, la madrileña Margarita Gruber y el zaragozano Javier Esteras.

Los tours de esta empresa, formada por un equipo de hasta quince personas durante la temporada alta, ofrecen recorridos para todos los gustos por el país de la cerveza y los castillos, están adaptados 100% para los viajeros españoles pero desarrollados por guías turísticos que muestran el país como si de auténticos irlandeses se trataran. Irlanda en Español fue pionera en su sector, como recuerda Javier Esteras. Tras vivir en Irlanda varios años, él y su socio advirtieron que los españoles no encontraban servicios turísticos pensados para ellos, obligándoles a pagar por excursiones en las que no entendían nada y carecían de encanto.

A pesar de las dificultades, como convencer a las oficinas de turismo de la viabilidad de su proyecto o no tener una flota de vehículos propia con la que empezar, lograron demostrar que la barrera del idioma no era insalvable. Desde entonces han mostrado la cara más genuina de Irlanda y sus habitantes a miles de turistas de habla hispana de todo el mundo.

Para Javier Esteras, no hay duda alguna de que Irlanda es única: “A la gente no la encuentras en ningún otro sitio, son especiales, tienen un humor genial y son muy amables. Además, gozas de unos paisajes y una tranquilidad que mata todo tipo de estrés y que resulta muy espiritual por la tradición de los celtas, de los druidas, su folclore y sus monasterios”.

En Irlanda en Español no dejan un solo rincón de la región por explorar. Para los más aventureros, recorren parajes naturales como los Acantilados de Moher o Belfast y la Calzada del Gigante; para los que prefieren la ciudad, ofrecen el tour “Dublín Panorámico” con entradas a museos y la fábrica de Guinness; y los más trasnochadores tienen a su disposición una auténtica cena irlandesa con espectáculo o la ruta de bares por los pubs más significativos de Dublín. Su fundador asegura que “más que enseñar Irlanda”, su gran valor diferencial es que ayudan a “descubrir los rincones más interesantes”.

Los tours pueden ser de uno o varios días, para fiestas como San Patricio o contratarse como viajes personalizados según los deseos del cliente. Y siempre con un sello único que es hacerlo de la mano de españoles que, si lo deseas, te acompañan desde tu llegada al aeropuerto. “Hacemos todo lo necesario para que la gente viaje por Irlanda pero sintiéndose como en familia”, recalca Javier, que lleva a sus espaldas decenas de viajes y anécdotas. En sus tours se han visto detenidos por la aparición de un rebaño que obstruía la carretera, se han encontrado con el rodaje de series como Juego de Tronos durante una ruta o volando en helicóptero cuando el tiempo impedía que su barco les recogiera.

En estos últimos años la demanda ha ido creciendo y ellos a su vez. Para responder a este incremento de solicitudes de viajeros, han aumentado la frecuencia y el número de tours e, incluso, han incorporado proyectos como una caravana de mujeres en un festival de casamenteros, “donde llevar un autobús para todo el que se quiera echar un “lover” pelirrojo”, explica el directivo español. También van a incluir servicios privados en los idiomas más importantes, como el ruso, chino o italiano, y quieren lanzar un tour por las localizaciones de la aclamada serie Juego de Tronos. Pero, por ahora, su objetivo día a día es lograr que, aunque viajes a un país que no conoces, te sientas como en casa y con una cerveza siempre a mano… como un auténtico irlandés.