Estados Unidos, luces y sombras de este atractivo mercado (I)

Nuestra colaboradora experta Victoria Valbuena analiza las ventajas y los inconvenientes que puede tener una pyme española en el mercado estadounidense.

Por Victoria Valbuena, autor de Mirando al Mundo y colaborador de nuestro panel de expertos

Todos ya conocemos que las empresas españolas se enfrentan a un entorno económico poco favorable, por lo que muchas deciden salir al exterior. Cuando toman esta decisión, el siguiente paso que suelen dar es decidir dónde quieren vender sus productos. Tres son las regiones en el mundo que inmediatamente vienen a la cabeza de la mayoría: otros países de la UE, China y Estados Unidos. La UE por proximidad y facilidad en el tránsito de las mercancías, China por su potencial, y Estados Unidos… ¿por qué?

Estados Unidos: Luces y sombras.Pues porque Estados Unidos es la primera economía del mundo. Con un mercado potencial de 312 millones de habitantes, con un PIB per cápita de 49.800 $, y un crecimiento estimado del PIB para los próximos años en torno al 2 %, según las previsiones de la mayoría de organismos oficiales (Fed, FMI, Banco Mundial…). Las cifras le acompañan. Además, el riesgo país es mínimo, otorgándole las agencias de rating puntuaciones máximas en el caso de Moody’s y Finch, y sólo un escalón por debajo de la calificación máxima en el caso de Standard and Poor’s. Su moneda tiene una cotización relativamente estable frente al Euro, de forma que, hoy en día, el vender en dólares no es un gran problema.

Los Estados Unidos absorben el 16% de las importaciones mundiales y, a pesar de que la Unión Europea no tiene firmado un Tratado de Libre Comercio con este país (se está negociando en estos momentos), la economía estadounidense es lo suficientemente abierta como para que los aranceles no supongan un problema en la mayor parte de los casos. De hecho, según recoge la publicación digital del ICEX, El Exportador, Estados Unidos se sitúa como el sexto país receptor de productos españoles y el primer país fuera de las fronteras de la UE.

Otro de los puntos fuertes de la economía americana es la facilidad para hacer negocios. En este país, ejemplo del capitalismo por excelencia, es relativamente fácil establecer este tipo de relaciones con otros agentes. El Grupo del Banco Mundial publica periódicamente su ranking “Doing Business”. En este momento, los Estados Unidos figuran en la cuarta posición, sólo por detrás de Singapur, Hong Kong o Nueva Zelanda.

También es otro factor a tener en cuenta por las empresas la facilidad de obtención de financiación en los Estados Unidos. En España nos encontramos en estos momentos con una carencia de financiación tremenda, lo que afecta a los proyectos de expansión de las empresas de forma palpable. En los USA el acceso a financiación de fuentes privadas, tales como el crowdfunding o los angel investors, está mucho más desarrollado que aquí, ofreciendo oportunidades a empresas que, si se quedaran en España, no sobrevivirían. Es especialmente visible en las empresas de nuevas tecnologías, que dan el salto a la zona de influencia de Sillicon Valley alentadas por la cultura de emprendimiento de este país, y la mayor facilidad de acceso a financiación que tienen.

Dicho así, parece que la economía americana es el destino deseado por todas las empresas en el mundo mundial. Todo son ventajas, todo es bonito y maravilloso, y en cuanto pongamos un pie allí, comenzaremos a vender nuestros productos como churros. Lamentablemente, toda luz tiene su sombra. Analizaremos esto en el próximo artículo.

Puedes seguir a Victoria Valbuena en su blog y en Twitter.