Emigrar a Alemania, pero… ¿a qué ciudad?

Nuestra experta Natalia P. Herrasti te ayuda a encontrar la ciudad alemana perfecta para expatriarte.

Por Natalia Pérez de Herrasti, de CulturaInvisible, una web especializada en Com.Intercultural

Si estás pensando en emigrar a Alemania, debes saber que hay algunas ciudades alemanas especialmente complicadas para buscar piso. Sobre todo Múnich, temida por los propios alemanes por sus elevados precios y la escasez de oferta. Por eso, los sueldos en la ciudad del Isar suelen ser considerablemente más altos.

Dónde vivir en Alemania.Para nosotros resulta curioso que el Sur sea más rico y el Noreste (Mecklenburg Vorpommern, Mecklemburgo Antepomerania) más pobre. No fue siempre así. Baviera no fue siempre rica. Pero a lo largo de la segunda mitad del siglo pasado las multinacionales fueron instalándose allí. Una razón es que querían como sede un lugar de calidad de vida atractiva para conseguir que el personal más competente y demandado quisiera trabajar con ellos. Y en Múnich las posibilidades de ocio del fin de semana son muchas, por los Alpes cercanos, los lagos, Italia…

Berlín ya no es tan barata como antes. Los precios de los pisos y casas están subiendo en toda Alemania, tras muchos años de estancamiento e incluso bajadas ligeras. Pero lo de Berlín se veía venir. Era imposible que una capital de esa importancia tuviera esos precios tan baratos. En la tele se ven documentales sobre viejecitos que se han tenido que ir de sus barrios de toda la vida porque ya no pueden pagar el alquiler. Sí pueden pagar los pisos del extrarradio, pero están tristes por el consiguiente desarraigo, más amargo a su edad. Y se enfadan con los del Sur, porque españoles, italianos, griegos…llevan años comprando pisos en Berlín como inversión, esperando este boom.

Algunos españoles que han invertido en Berlín ni siquiera alquilan sus pisos, llevados de esa mentalidad typical spanish según la cual alquilar un piso es arriesgarse a que los inquilinos te lo dejen devastado.

La inversión de los del Sur (además de la demanda interna y escasa construcción en años) hace que los precios suban hoy en Alemania, pero sus inversiones también empujaron por las nubes los precios en España en los tiempos de la burbuja. La globalización es lo que tiene.

Aún así, comparada con Múnich y Hamburgo, Berlín es todavía considerablemente más barata. Pero también hay allí menos industria, menos trabajo, y el Gobierno Federal berlinés está permanentemente pleite (a dos velas). Eso sí, tienen la movida berlinesa, que no es como la madrileña, pero es movida. Tenían, por ejemplo, el Love Parade, que era algo así como la Cabalgata de Reyes, pero no apta para menores 😉

Hamburgo, por ciudad portuaria, es cosmopolita. Se considera muy anglosajona, quizá por haber quedado en la zona británica tras la partición de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial. Como casi todas las ciudades alemanas, apenas quedan edificios antiguos en pie, ya que los bombardeos dejaron el país arrasado. Lo que sí tiene Hamburgo, y Berlín y muchas otras ciudades alemanas, es mucha agua, en forma de canales y «lagos» en pleno centro de la ciudad (el pequeño y el gran Alster). Aunque la arquitectura de Hamburgo no me entusiasma nada, los canales, ríos, lagos de Alemania me hacen disfrutar muchísimo.

Frankfurt, Colonia, Aquisgrán, la zona del Rin, tiene fama entre los propios alemanes de «mediterránea» por su carácter más alegre, ligero, gamberro…Porque celebran el Carnaval con chirigotas… Frankfurt en concreto es una ciudad muy cosmopolita, con un alto porcentaje de extranjeros entre sus habitantes. Según esta página, Frankfurt tiene el más alto porcentaje de extranjeros, pero conozco otras según las cuales es Múnich.

Pero Alemania es mucho más que estas ciudades. Hay muchas otras preciosas: Heidelberg, Regensburg (Ratisbona), Passau, Augsburg, Freiburg, Tübingen, Stralsund, Wismar, Schwerin… Menos preciosas pero bonitas: Hannover, Göttingen, Kassel, Münster, Oldenburg… Y muchas más.

En general las de la Antigua R.D.A. (D.D.R.) son más baratas, pero suele haber menos industria y por tanto, menos trabajo. Una amiga alemana que se mudó de Leipzig a Hamburgo echa aún amargamente de menos su pisazo antiguo y enorme de Leipzig que le costaba lo mismo que su cuchitril de Hamburgo.

¿Dónde ir? Para la mayoría de la gente no hay opción: donde tengas trabajo. Para los que pueden optar, dependerá mucho de los gustos personales, de la edad, de si buscan tranquilidad o intensa vida social… Eso sí, no recomiendo a nadie que se vaya a un pueblo. Lo que cuenta «mamaenalemania» sobre su «mierdapueblo» no es una excepción. Conozco a muchos hispanos que han residido o residen en pueblos alemanes y por lo general no lo hacen con entusiasmo, no. Y eso os lo dice una rústica convencida.

Quizá por ser de Madrid, mi mayor felicidad cuando era niña era irnos a un pueblo muy pueblo de vacaciones, cuanto más rústico mejor. Mi decoración ideal de una casa es rústica. Y recuerdo con fascinación de mi infancia los despertares oyendo los cascos de los burros en el empedrado de Arjona (Jaén) y las golondrinas en el alero del tejado. Pero los pueblos de Alemania ni siquiera son rústicos, excepto en Baviera.

Una vez que te hayas decantado por una ciudad, no te pierdas este post con estrategias para disminuir la ansiedad que produce esto de buscar piso en los que se plantean emigrar.

Leer más noticias de Natalia Pérez de Herrasti

Sigue a Natalia Pérez de Herrasti en su blog, Facebook y Twitter.