El español en Turquía: conoce la experiencia de una estudiante

Nuestros expertos de Estudia nos traen las impresiones de una joven turca que decidió aprender español hace cuatro años y ahora trabaja con ellos.

Por B. Alonso y G. Etxeberría, fundadores de Estudia y colaboradores del panel de expertos

En esta ocasión, el post que os traemos no se parece a los anteriores: no habla de las oportunidades de negocio en Turquía, ni del choque cultural, ni de la situación que atraviesa actualmente el país. Cuenta la historia de una chica turca que trabaja desde hace meses con nosotros en Estudia: Buket1Uçar, que escribió este artículo para explicarnos cómo y por qué decidió estudiar español. ¿Os habéis preguntado alguna vez si los extranjeros la consideran una lengua difícil? ¿Y sabéis cómo nos ven a los españoles como pueblo? Aquí la experiencia de una licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Aydin.

La experiencia de aprender español.Hace aproximadamente cuatro años comencé a cursar, con gran entusiasmo, estudios de traducción e interpretación de la lengua española en una universidad turca. Por aquel entonces, no tenía la menor idea del español, ni conocía apenas nada del país. Así que comencé las clases con la emoción de empezar a aprender algo nuevo. La verdad es que no pensaba que fuera a ser tan divertido. Los estudios universitarios tenían una duración de tres años, que se componían de un primer curso de estudios preparatorios y dos años más de especialización en traducción.

¿Fue difícil aprender la lengua? Bueno, la verdad que al principio un poco. Pero, antes de completar mis estudios, comencé a hablarlo y me di cuenta de que no era tan difícil como había pensado. Además, el hecho de ser un idioma elegante y que suena bien al oído hizo que enseguida me olvidase la palabra «difícil».

Al terminar mis estudios, el español me aportó mucho personalmente. Tuve la oportunidad de hacer unas prácticas en España, un país que tenía mucha curiosidad por conocer. ¡La verdad es que me encantó! Por un lado, la gente es muy amable, especialmente con los extranjeros que intentar hablar su lengua. En cuanto a la cultura, es cercana a la turca y eso hace que no te sientas un extranjero allí. Fue muy divertido para mí y, durante mis dos meses de estancia, no me aburrí ningún día. Es, sin duda, un país que se debe visitar, especialmente la gente que está aprendiendo español.

Puedes seguir a los autores en su blog, en Twitter y en Facebook.