El emigrante español y la fuga de cerebros

Un informe describe el perfil del emigrante español, que suele tener una edad de entre 25 y 34 años. Por ahora, poco se puede saber de su nivel de estudios o cualificación

El debate sobre  si los emigrantes españoles configuran la población más preparada en España es algo que lleva años en la calle. Son muchas las entrevistas, los reportajes y las noticias que muestra que la “generación mejor preparada de la historia” española ha decidido abandonar el país y empezar un nuevo camino fuera de las fronteras nacionales.

Sin embargo, la realidad es que no existen unas cifras reales que muestren el nivel de estudios o la cualificación de los emigrantes españoles. La denominada “fuga de cerebros” o “emigración cualificada” es cierta pero no es una realidad total. De todos los emigrantes españoles de los últimos años, ni todos son parte de esa población emigrante cualificada, ni todos se van para siempre. Los datos disponibles solo nos muestran un perfil del emigrante en cuanto a sexo y edad.

El porcentaje de mujeres emigrantes ha descendido en los últimos años; actualmente las mujeres representan el 47% de la población expatriada frente al 51% en 2008. Por otro lado, la mayoría de los españoles emigrantes tienen una edad comprendida entre los 25 y los 34 años y la cantidad de expatriados en edades entre los 18 y 24 años se han reducido considerablemente en los últimos años.

Esto nos lleva a pensar que el porcentaje de emigrantes por estudios ha descendido durante la crisis económica y como consecuencia, la laboralización se está acentuando en los flujos migratorios españoles, lo que conllevaría a un retraso en el tiempo de retorno. Según estudios anteriores, los patrones de retorno entre los trabajadores cualificados varían bastante en cuanto al trabajo. Por ejemplo, el retorno en científicos y académicos suele ser escaso.

Sin embargo, muchas veces lo personal prima sobre lo laboral y en la mayoría de los casos el retorno de los emigrantes suele producirse por preferencias en estilos de vida y decisiones personales.

Puedes ver el informe completo aquí: