El Día de la Hispanidad más global

España celebra el 12-10-12 inmersa en un proceso de cambio para redefinir su posición geopolítica.

La Fiesta Nacional de España y la Hispanidad llega en un momento especialmente convulso y con muchos cambios aún por digerir y por acometer. El 12-10-12 es un Día de la Hispanidad especial, inusual, una fecha capicúa que, probablemente, marcará un punto de inflexión en nuestra Historia como país. No solo desde la perspectiva económica, que lleva acaparando portadas y telediarios desde hace meses, sino también desde la necesidad de redescubrir la identidad de un país que tiene que reencontrarse consigo mismo y reubicarse en el mapa internacional.

Imagen de los aviones durante el desfile del Día de la Hispanidad.Las relaciones de España con el resto del mundo han cambiado, sobre todo con los países de Latinoamérica. Lejos quedan ya los miles de inmigrantes que cruzaban el Atlántico en busca de un futuro mejor. Y lejos también la posición dominante desde este lado de Iberoamérica, primero durante los siglos de colonialismo y después durante los años de bonanza económica.

El equilibrio de fuerzas se ha modificado. La crisis ha alterado las reglas de juego y ahora que países como Chile, Perú o Colombia se han convertido en mercados preferentes de exportación, España y Latinoamérica se tratan de tú a tú e intentan revitalizar antiguos hermanamientos. Prueba de ello son las acciones de diplomacia que el Gobierno del Partido Popular ha llevado a cabo desde su llegada al poder. A pesar del conflicto con Argentina a causa de la expropiación de YPF, Mariano Rajoy no dudó en visitar México y Colombia el pasado mes de abril. El primer viaje del secretario de Estado para el Comercio, Jaime García-Legaz, fue a Perú. Y el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, quiso apoyar a las empresas españolas también en el país andino y en Ecuador.

Todos aprovecharon sus viajes para ensalzar y buscar nuevas alianzas no con los grandes, como había ocurrido hasta ahora con Brasil o Argentina, sino con potencias emergentes de Latinoamérica, que se posicionan como socios estratégicos para España. El eje de interés geopolítico y comercial vira hacia las nuevas economías en desarrollo y cada vez son más las empresas españolas que buscan en ellas una salida que compense la caída de la demanda nacional y un nuevo escenario de oportunidades en sectores como las infraestructuras, la energía o la producción industrial. Pero también en otros de servicios, como la atención sociosanitaria o las nuevas tecnologías de la información.

Y no son solo las empresas quienes buscan acercarse al calor del desarrollo latinoamericano. Muchos jóvenes han hecho las maletas para empezar una nueva vida en otro país de habla hispana, en el que el ‘know-how’ español está cada vez más valorado, especialmente en puestos de alta cualificación y en las ramas técnicas. Los que no tienen miedo al idioma buscan suerte en Europa, en Estados Unidos, en China o en Australia. La escasez de trabajo en España y, sobre todo, las malas perspectivas a corto y medio plazo están generando un nuevo fenómeno de expatriación que recuerda al éxodo vivido en los 60, cuando países como Francia y Alemania abrireron sus puertas a la mano de obra española.

Quizá porque la esencia española está más dispersa que nunca, este Día de la Hispanidad pasa por ser el más global de los últimos tiempos.