¿Cómo crear y hacer florecer tu negocio en Holanda?

Sonia Portillo (Hello World Holanda) anima a los emprendedores a montar un negocio en Holanda porque es sencillo, hay oportunidades y es un país multicultural y abierto a la iniciativa extranjera.

Holanda es un mercado grande y que está creciendo mucho, sobre todo en los últimos años. Y, además, hay un segmento muy fuerte que es la comunidad española o hispanohablante, a la que podemos dirigirnos específicamente para vender nuestros productos u ofrecer nuestros servicios”.

Ésta es la reflexión que lanza Sonia Portillo, protagonista del segundo webinar sobre ‘¿Cómo emprender en Holanda?’ (vídeo) organizado por Cext en colaboración con Mundo Spanish, y un estímulo para aquellos emprendedores o empresarios que quieran dar el salto internacional y plantar la semilla de su negocio en Holanda, la tierra de los tulipanes. Sonia es la fundadora de Hello World Holanda, una agencia con sede en Amsterdam que ofrece servicios especializados para interesados en vivir en Holanda, buscar empleo en este país, trabajar como autónomos o montar su empresa en Holanda. “Con mi experiencia puedo ayudar muy bien a los españoles porque empecé como au pair, después trabajé, estudié un máster y finalmente decidí crear mi propio negocio, así que sé lo que es pasar por cada una de estas experiencias”.

Emprender en Holanda - Hello World

Desde esta rica perspectiva y su conocimiento del país tras más de diez años de relación con este país, esta emprendedora española vio la oportunidad en el mercado y empezó a construir una empresa que en la actualidad es un referente en la expatriación española a Holanda.

¿Por qué emprender en Holanda?

Sonia Portillo tiene muy claros los factores que convierten a Holanda en un país atractivo para emprender y para internacionalizar un negocio. Así lo resume:
– Es muchísimo más fácil que en España, “desgraciadamente”.
– Es un país multicultural que está abierto a emprendedores extranjeros porque se considera que aportan al crecimiento económico del país.
– No es fundamental hablar holandés y hay mucha información en inglés.
– Ofrecen mucha asistencia y bonificaciones de impuestos, subsidios o préstamos.
– No hay cuota de autónomo y sólo hay que pagar 50 euros de inscripción en la Cámara de Comercio.

Según compartió en el webinar del programa Emprende por el Mundo, lo primero es hacer un ‘business plan que nos va a permitir lo siguiente: “ver el realismo de nuestra idea, identificar el perfil de nuestro cliente y la competencia existente (estudio de mercado), definir el producto que vamos a ofrecer (marca, precio, comunicación) y los recursos necesarios para llegar a nuestros objetivos como personal o financiación”. También es necesario definir el plan de marketing y comunicación y valorar si el fundador o el equipo necesitan formación adicional para desarrollar la actividad, bien en el propio sector o en áreas importantes como el marketing online. Hello World Holanda puede informar de interesantes cursos y masters de formación online.

La importancia del networking y la comunicación en Holanda

Estos principios son fundamentales para todo emprendedor, pero además, en Holanda hay factores diferenciales que deben tenerse en cuenta como la importancia del networking y la comunicación, el idioma o los sectores de oportunidad. Según advierte Sonia Portillo, “muchos emprendedores no se dan cuenta de la importancia de dar a conocer su empresa desde el principio a través de la comunicación online (blog, red social…) y el networking tanto offline (eventos, meetups…) como online”.

Por ejemplo, la fundadora de Hello World Holanda remarca que LinkedIn es una red profesional muy importante en Holanda, de hecho es el segundo país con más penetración y uso tras Estados Unidos. Además, hay que saber que ésta no es sólo una red de búsqueda de trabajo, como mucha gente considera, sino que también es una plataforma “para conectar con personas de nuestro sector y potenciales clientes, o para crear un grupo en el que compartir información de interés para nuestro entorno o comunidad”.

Respecto al idioma, un nivel medio de inglés, normalmente, es suficiente para trabajar porque “todo el mundo habla inglés perfectamente al ser su segundo idioma“, pero si se quiere tener una estancia larga “es muy valorado hablar holandés y vamos a tener el doble o el triple de oportunidades de trabajo o negocio”.

En tercer lugar, Sonia Portillo identifica algunos sectores o nichos de oportunidad que pueden ser interesantes para emprendedores españoles: la inversión inmobiliaria (compra y rehabilitación de edificios) debido a la escasez existente en la oferta de viviendas de alquiler o servicios relacionados con estética o salud en los que los españoles tenemos mayor experiencia y que en Holanda son aún menos conocidos y también más valorados.
Información básica y consejos

Por último, la emprendedora detalla los puntos principales en cuanto a trámites, requisitos o fiscalidad que todo autónomo o empresario debe considerar para establecerse en Holanda:

Ubicación: Amsterdam, La Haya y Rotterdam son los epicentros de la actividad económica y también de startups y expatriados hispanohablantes. Son las ciudades más recomendables para emprender un negocio.

Trámites:
Lo primero es tener la documentación y realizar el registro RNI (con el pasaporte y cita), sólo válido para un periodo inicial de 4 meses. Después es necesario solicitar el BSN, para lo que se debe disponer ya de un alojamiento permanente. También es obligatorio tener un seguro médico obligatorio (80-100 €/mes). Tanto para el seguro como para el alojamiento es posible obtener ayudas.

Requisitos para ser autónomo:
Disponer de un nombre comercial, de una dirección postal y del BSN; realizar la actividad regularmente durante al menos 15 horas / semana; tener más de 1 cliente (a diferencia de España, en Holanda se distingue entre freelance y autónomo; y registrar la empresa en la Cámara de Comercio entre una semana antes y una semana después del inicio de actividad. Se obtiene el BTW (VAT o IVA) y KVK number (número de identificación de la empresa).

Impuestos:
Como en España, el calendario tributario es cada 3 meses y el organismo competente es la Belastingdienst (equivalente a la Agencia Tributaria española). Los impuestos principales son la Declaración del IVA (VAT ) y de la Renta. Es importante tener un gestor porque aunque los trámites son fáciles, es posible que la documentación esté en holandés y no entendamos completamente la legislación.

Lugar de trabajo: Es muy común trabajar en casa, pero es una modalidad que tiene unas condiciones, como destinar sólo una parte de la vivienda a la oficina o tener una actividad que no genera molestias. Otras modalidades son el coworking, para lo que hay muchos espacios disponibles en Holanda, o una oficina privada.

Errores comunes:
– Los holandeses son más directos y no pierden el tiempo.
– No confiar en nuestro proyecto: Debemos tener pasión por nuestra idea y nuestro trabajo.
– No hacer networking. Es muy importante en Holanda ir a eventos y darse a conocer, no sólo para vender, sino también para presentarse ante el entorno de emprendedores en general.
– No hacer un buen ‘business plan’ o estudiar el mercado.
– Gestionar el tiempo y planificar. ¡Tiempo es dinero!
– No tener constancia ni paciencia.

Coste del primer mes en Holanda
Alojamiento: 500-700 € (habitación en piso compartido).
Coworking: 200-300 €
Comida: 200 € / mes
Transporte: 50 € (la bici es esencial y el transporte principal).
Bici: 70 €
Teléfono: 20 €
Estimación total: 2.000 – 2.500 euros / mes (es recomendable ir con ahorros)