Business Center, una puerta de embarque para el producto español en el Salón de Gourmets

Son los fogones más importantes del Salón de Gourmets, el lugar donde se cocinan los tratos. Allí bullen miles de reuniones que consumen cientos de clientes. Es el Business Center, el escenario imprescindible en el que los productos españoles de los expositores consiguen pasajes internacionales de la mano de importadores...

Son los fogones más importantes del Salón de Gourmets, el lugar donde se cocinan los tratos. Allí bullen miles de reuniones que consumen cientos de clientes. Es el Business Center, el escenario imprescindible en el que los productos españoles de los expositores consiguen pasajes internacionales de la mano de importadores de todo el mundo.

El Grupo Gourmets, organizador del evento, realiza un trabajo de meses para hacer posible esta iniciativa. De una edición a la siguiente se lleva a cabo la búsqueda de empresas en todos los continentes, labor que facilita el poder contar con el trabajo conseguido durante 25 ediciones anteriores. La información les llega del múltiples canales pero, sin duda, uno de los más importantes es el feedback de las propias empresas españolas que acuden al Salón de Gourmets, quienes opinan -y con ello deciden- sobre qué mercados internacionales estarán presentes entre los importadores y distribuidores que pasen por el centro de negocios. En la presente edición, como ejemplo, se ha minimizado la presencia de algunos pequeños países de Latinoamérica, que han perdido interés por parte de los productores nacionales -México y Brasil, sin embargo, han crecido en interés-. En el lado contrario, el más demandado, el mercado asiático.

En total, este año han sido unas sesenta empresas extranjeras las que han pasado por el Business Center del pabellón 5 de IFEMA. Un número notablemente inferior a las noventa y seis que lo hicieron en 2011 pero que, sin embargo, no merma las cifras de negocio que se allí se mueven, según aseguran desde la organización. Este descenso, además, está relacionado con el de metros de expositores (este año el evento se desarrolla en dos pabellones, frente a los tres del pasado). En cualquier caso, Grupo Gourmets afirma que sigue siendo muy buen número. Del cruce que realizan entre esos importadores y las diferentes empresas nacionales, resultan a lo largo de la muestra miles de reuniones. Y, lo más importante, es el fruto palpable de estos encuentros; gracias a que quienes acuden al centro son siempre personas con poder real de compra, como jefes de éste área o de importación, es posible salir de allí con un acuerdo cerrado.

Entre los mejores clientes internacionales que acuden en busca del producto español se encuentran, sobre todo, Estados Unidos y el resto de Europa. Aunque nuestra materia también encuentra su sitio en países asiáticos como Singapur o China. No así en otros como India, donde el comercio con España es prácticamente nulo. Sobre los productos estrella, siguen a la cabeza nuestros clásicos; el aceite, el vino, el jamón, las conservas… Pero si hay un sector que está adquiriendo una nueva relevancia especial en el comercio exterior, sobre todo con Estados Unidos y el norte de Europa, ése es el de los denominados productos de cuarta y quinta gama, es decir, los platos preparados.

Todos ellos han pasado durante los cuatro días del Salón de Gourmets por esta puerta de embarque hacia los mercados internacionales, gracias a una iniciativa que, de forma gratuita para todas las partes implicadas, busca hacer cada año más atractivo el salón y, en definitiva, promover el comercio exterior del producto español.