Bélgica se arma de rebajas fiscales para atraer inversión extranjera

Las pymes españolas dispuestas a invertir en Bélgica pueden disfrutar de grandes incentivos fiscales, así como ayudas y subvenciones que favorecen el proceso de internacionalización.

Muchas pymes españolas temen iniciar un proceso de internacionalización en Bélgica por su alta presión fiscal, en la mayoría de los casos superior a la española y a la de otros mercados emergentes en Latinoamérica. El impuesto de sociedades, por ejemplo, ronda el 35% en Bélgica, lo que supone cinco puntos más que en nuestro país.

Bélgica quiere captar inversión exterior.No obstante, a veces las cifras no pueden analizarse fríamente y la realidad de Bélgica no es tan desfavorable para hacer negocios. Esto es lo que defiende el abogado belga del bufete Baker Tilly, Dany de Decker, que destaca los incentivos fiscales del país europeo como una gran oportunidad para las empresas dispuestas a crecer internacionalmente.“Es verdad que el tipo del impuesto de sociedades es del 34%, mayor que el de España, pero casi ninguna empresa tiene que pagar eso. El Gobierno sabe que tiene que hacer esfuerzos para captar inversores extranjeros”.

Para convencer a los empresarios españoles de que Bélgica es un mercado atractivo para la inversión, De Decker enumera una serie de razones y ayudas gubernamentales para fomentar la actividad económica y el empleo dentro del país europeo.

1. Incentivos fiscales para pequeñas y medianas empresas

Para ser considerada una pyme en Bélgica y disfrutar de la mayor parte de incentivos, las empresas deben cumplir todos estos criterios:

– Máximo 50 trabajadores.
– Cifra de negocio inferior 7.300.000 euros por año.
– Un balance total menor de 3.650.000 euros

Aquellas que respondan a este perfil y presenten un beneficio (Ebitda, en España) inferior a 322.500 euros pueden disfrutar de un tipo reducido:

– Hasta un beneficio de 25.000 euros: 24,98%
– Desde 25.000 euros a 90.000 euros: 31,93%
– Más de 90.000 euros: 35,53%

Además, tienen las siguientes ventajas:

– Exención fiscal del 50% del beneficio, hasta 18.750 euros, siempre y cuando la empresa se comprometa a reinvertir este importe en un plazo de tres años.

– Deducción del beneficio por el 22,5% de las inversiones realizadas en aspectos relacionados con la protección, como por ejemplo la instalación de alarma.

– Exención de 11.000 euros del beneficio para cada trabajador nuevo contratado

 2. Bélgica tiene Convenios de Doble Imposición (CDI) con numerosos países

Bélgica ha firmado convenios para evitar la doble imposición con más de 70 países. Entre ellos, cabe destacar que en 2004 fue el primer país europeo en firmar un CDI con Hong Kong, por lo que Bélgica siempre se considera una puerta de entrada para invertir en los países asiáticos.

3. Régimen de holding muy atractivo

El gobierno belga prevé una exoneración del impuesto mobiliario sobre dividendos de una filial belga, a su sociedad matriz, siempre y cuando la matriz tenga una participación por lo menos de un 10% durante un período ininterrumpido de al menos un año.

4. Deducciones de intereses nocionales

Las ‘deducciones de intereses nocionales’ es una medida única en el mundo que se aplica en Bélgica y que consiste en una deducción fiscal que permite reducir la discriminación fiscal entre la financiación con capitales ajenos y la de fondos propios.

Gracias a este sistema, las empresas pueden deducir ‘intereses ficticios’ de su base imponible. Para el año 2012 se puede aplicar un tipo de 3 % para empresas y un 3,5 % para las pymes.

5. Tax Shelter

Es un sistema fiscal para que las empresas que invierten (indirectamente) en la producción de una obra audiovisual puedan beneficiarse de una exoneración de los impuestos sobre los beneficios imponibles, hasta un 150% del capital invertido.

6. Exención por la creación de nuevo empleo

Para empresas con menos de once trabajadores:
– Exención de 5.260 euros del beneficio por trabajador nuevo contratado

Para todas las empresas:
– Exención de 14.140 euros del beneficio para cada trabajador nuevo contratado, empleado en el departamento de exportación o cuidado de calidad.
– Exención del beneficio por el 20% de las nóminas pagadas a trabajadores jóvenes que hacen prácticas en la empresa y, además, dicha empresa tiene derecho a una subvención.

7. Medidas para el sector I+D

– Deducción fiscal del 80% para los ingresos de patentes

– El tipo normal de 33,99% está reducido hasta un tipo de 6,8%

– Exoneración de hasta un 65% del pago del impuesto profesional para investigadores.

– El trabajador (investigador) puede imputar el 100% en su declaración de IRPF.

– La empresa únicamente tiene que transferir el 35% al Tesoro.

– Exoneración de impuesto sobre las primas, subvenciones de capital otorgadas para desarrollar el I+D.

– Aumento de la deducción para inversiones favorables para el medio ambiente en I+D

– Crédito fiscal de 13,5%

8. Sistema favorable para los trabajadores expatriados

El sistema belga ofrece también condiciones muy atractivas para los trabajadores o administradores expatriados a Bélgica.

– Estatus de no residente.
– Exoneración del abono de los gastos por cambio de domicilio.
– Exoneración de la remuneración extranjera.