Aumenta un 36% el número de españoles en Reino Unido

Casi 52.000 españoles fueron a trabajar a Reino Unido durante el pasado año, lo que nos convierte en la segunda colonia de nuevos expatriados precedidos sólo por los polacos

El número de españoles trabajando en el Reino Unido se incrementó un 36% en 2013 en comparación con el año anterior. Esto supone un aumento de 51.700 profesionales que han decidido buscar una oportunidad profesional en territorio inglés. Con este volumen de inmigración, España se mantiene en el segundo puesto de las comunidades de nuevos extranjeros en Reino Unido, sólo precedida por Polonia (111.500) y por delante de Italia (44.000) e India (30.600), según el Informe de las Estadísticas Migratorias de febrero de 2014 publicado por la Oficina Nacional de Estadísticas del Reino Unido.

En 2013, un total de 617.000 extranjeros llegaron a Reino Unido en busca de un trabajo, lo que representa, un 19% más que el año anterior. Los mayores crecimientos por nacionalidad se registraron entre la población inmigrante procedente de Polonia (+31.000), Italia (+18.000), España (+14.000) y Portugal (+10.000), de los cuales 65.000 llegaron al país para trabajar.

El balance de más de 50.000 inmigrantes españoles se corresponde con el número de altas en la Seguridad Social que han obtenido el NINo (Número de la Seguridad Social), concedido a los trabajadores llegados a Reino Unido. Estos datos son, no obstante, parciales y no reflejan el 100% de la comunidad profesional española porque no se contabilizan las bajas ni se conoce la cifra de españoles que ya habían residido y adquirido su número en la Seguridad Social inglesa y que han vuelto a trasladarse a Reino Unido en 2013. Al no ser necesario efectuar nuevamente el registro, los extranjeros que ya han estado dados de alta no quedan reflejados en las estadísticas.

La principal razón que empuja a los españoles a probar suerte en el Reino Unido es la alta tasa de paro que se registra actualmente en España, y los sectores mas solicitados son la restauración y la hostelería.

La ola de inmigración procedente de la UE, de la que forman parte los expatriados españoles, ha llevado al Gobierno británico a plantear una serie de medidas para frenar esta afluencia de trabajadores extranjeros. El primer ministro, David Cameron, ha solicitado una revisión del acuerdo de libre movimiento, al que propone incorporar una serie de restricciones.